La astucia contra la inteligencia

Por Guillermo Bosovsky, Director de DOXA

Es esencial entender la comunicación como una actividad en la que se produce un encuentro fecundo entre inteligencias, para lo cual es necesario abandonar la tentación de ser astutos. La astucia es mezquina y unilateral, manipuladora, torpe… es una pseudo inteligencia, y tiene muy poco recorrido. El motor más potente y eficaz en la comunicación no es la astucia, sino la inteligencia.

La verdadera inteligencia es la que surge por la empatía, por la capacidad de escuchar y creer en los públicos, por amarlos y respetarlos, no por el afán de manipularlos. Lo inteligente es considerar a los públicos inteligentes, evitando cualquier forma de subestimación.

 

La inteligencia es la chispa que se produce cuando se combinan las inteligencias múltiples de los públicos, las de los líderes de la organización y las del investigador. La inteligencia es una fuerza revolucionaria y fecunda que surge por sinergia entre inteligencias que aportan sus distintos puntos de vista y sus deseos de hacer bien las cosas. La inteligencia (que es emergente, que es social, que es por definición colectiva) es lo que mueve al mundo. La astucia, por el contrario es lo que tiende a hacer  que el mundo sea conflictivo, estancado, despiadado, ignorante, feroz... es decir, muy poco inteligente. La inteligencia está a favor de la gente, mientras que la astucia está al servicio de los intereses mezquinos de unos pocos, en contra de los intereses de los demás.

 

Para una estrategia de comunicación es muchísimo más eficaz la inteligencia que la astucia. Con la inteligencia ganan todos. Con la astucia terminan perdiendo todos. En el diseño y el desarrollo de una estrategia no hay inteligencia posible si no se basa en un diálogo auténtico con los públicos (uno de los soportes fundamentales de este diálogo son las investigaciones de consulta a los públicos) sino que se basa solamente en las supuestas ideas iluminadas de los que deciden.

 

En comunicación estratégica las ideologías autoritarias y ‘psicópatas’ son obsoletas. El mundo de hoy debe basarse en concepciones colaborativas. Mediante la investigación de consulta a los públicos se pueden diseñar los proyectos de comunicación y las estrategias empresariales con una concepción colaborativa. La investigación es un conjunto de herramientas que tienen las organizaciones para acceder a la inteligencia de sus públicos, con el objetivo de fecundar y potenciar su propia inteligencia.

 

El contenido de este artículo puede ser reproducido en forma total o parcial,

citando expresamente el nombre del autor y el sitio Web.